Inicio IDEAS Los hábitos de la gente exitosa

Los hábitos de la gente exitosa

0
Compartir
hábitos de la gente exitosa

A todos nos interesa saber cómo una persona llega a la cumbre del éxito. Las historias son muy variadas, la mayoría no tiene igual. Algunos tienen un gran golpe de suerte y se hacen millonarios de la noche a la mañana; otros trabajan durante décadas para forjarse su lugar en la cima. No obstante el empresario Andrew Carnegie el hombre más rico del mundo hace más de un siglo, decidió compartirle al mundo, su secreto y el de otros 499 millonarios. Es decir, los hábitos para el éxito que todos ellos tenían en común.

Hoy vamos analizar esos hábitos (expuestos en el libro: Piense y hágase rico), y ver realmente como influyen en las personas, para qué realmente les puedas sacar provecho.

Se marcan propósitos claros

La mayoría de las personas pasan su vida divagando. Si no tienes idea de lo que quieres lograr nunca sabrás qué camino tomar para alcanzar la meta. No es solamente pensar en ser millonario y esperar que todo caiga del cielo. Sino tener ideas productivas, estrategias, planes a corto, mediano y largo plazo. Y por supuesto llevarlos a la práctica, de lo contrario nunca avanzarás.

Se rodean de personas interesantes

La mayoría de las personas exitosas, tienen éste hábito muy arraigado, son altamente sociables y tienen buen ojo para apreciar las capacidades de otras personas. Así van formando una rica red de contactos interesantes.

Nunca se sabe cómo una persona puede ayudarte en el futuro, o cómo tú puedes ser quien reúna el equipo perfecto para emprender una idea nueva. Las personas son el recurso más valioso, y hay que saber atesorarlo.

Cultivan su autoconfianza y determinación

Si bien tener contactos y ser sociable es un hábito que las personas exitosas tienen en común, lo cierto es que para ser exitoso muchas veces solo puedes confiar en ti mismo. Por eso la gran mayoría de los grandes empresarios son autodidactas, saben defenderse solos, no se dejan manipular, e imponen su voluntad a cómo de lugar.

Nadie que haya llegado a la cima puede catalogarse de débil. Han llegado ahí a paso firme, haciéndole frente a todo tipo de circunstancias, salvando obstáculos que no hubiesen podido pasar sino confiaran en sí mismos, y por su capacidad de avanzar sin importar lo que el resto del mundo dijera.

Practican meditación y autocontrol

Cuando tienes tu fortuna, tus proyectos, tu familia, o cosas muy importantes en juego, tenemos que aprender a forjar un duro carácter. Por eso suelen decir que los empresarios no tienen corazón; pero es que no se puede ser impulsivo, ni dejarse llevar por las emociones cuando arriesgamos tanto con cada decisión.

Aprenden a ser perseverantes

Algunos lo hacen a través de hábitos deportivos, ya que el ejercicio es una cuestión de disciplina que debe permanecer en el tiempo, sin importar las circunstancias. Otros se dicen mantras a diario para motivarse a sí mismos a seguir adelante. Otros se imponen metas para leer libros, etc.

No importa cómo quieras hacerlo, lo importante es que te ayude a mantenerte firme día a día, año tras año.

Ponen en uso su creatividad

El cerebro es un órgano importante que mientras más se usa, más ideas interesantes surgen. Entre los hábitos de la gente exitosa, se encuentra el uso de esa creatividad, no importa que tan disparatada suene la idea, si crees que puede solucionar un problema, lo importante es ponerla prueba. Puede que 10 no tengan éxito, pero a lo mejor una de esas ideas, puede cambiar tu vida por completo.

No se detienen

Todos podemos ser exitosos si dejamos de tener miedo. No podemos detenernos por nimiedades, hay que ser decisivos, tomar la iniciativa, y emprender. Si te estancas por cualquier razón empiezas a quedarte rezagado.

No repiten, se educan y exponen sus propias ideas

Un verdadero hombre o mujer de éxito, sabe evaluar toda la información antes de tomar una decisión. No anda por la calle hablando de las cosas que no sabe, solo porqué se lo oyó decir a alguien más. La mayoría escucha más de lo que habla, lee muchísimo, se informa, siempre está ávido de conocimiento y solo comparte lo que ha prendido con anterioridad.

Están siempre abiertos a nuevas ideas

Si realmente quieres alcanzar la cima necesitas una mente abierta, pensar desde diferentes ángulos, no temerle a los cambios y sentirte entusiasmado cada vez que rompes un paradigma. De lo contrario si no dejas que las cosas fluyan y avancen entonces muy difícilmente podrás escalar hacia el éxito.

No se conforman con dar el 100%

La competencia es abrumadora en cualquier ámbito de la vida, somos demasiadas personas en el mundo, a veces solamente ser talentosos o genios no nos garantiza nada. Tenemos que destacar dando mucho más de lo que se espera de nosotros. Sobresaliendo del montón.

Nunca pierden los buenos modales

La diplomacia es un arte que todo empresario de categoría sabe dominar. No importa con quien estés hablando, si es tu mayor competidor, tu enemigo o tu mayor cliente, hay que tratarlos a todos con la misma educación y saber decirle las cosas para que tengan el efecto deseado.

Están siempre atentos

Los emprendedores exitosos son también buenos líderes, y éstos deben estar pendientes de todos los detalles a su alrededor, observando no solamente desde su perspectiva. Prestan atención a las diversas opiniones, y a los hechos, independientemente de si son positivos o negativos. Así pueden tomar mejores decisiones en el futuro con respecto a lo que han observado y oído, sin dejarse manipular por nadie más.

Aceptan consejos y críticas

El hecho de haber alcanzado cierto nivel de éxito no hace mella en las personas que desean mantener ese éxito el mayor tiempo posible. Son humildes, aceptan consejos de personas con más experiencia o con otros puntos de vista, así como las críticas, porque lo que siempre desean es mejorar y seguir avanzando y eso solo se logra de ésta manera.

Son carismáticos

Ya sea de forma natural o trabajada, para alcanzar tus metas y objetivos necesitas tener un gran nivel de carisma. Sea como sea has de vender tus ideas y debes hacerlo seductoramente, o nadie más creerá en tu proyecto.

Asumen la responsabilidad de sus subordinados

El éxito viene con grandes responsabilidades, cuando algo negativo ocurre aunque no sea tu culpa directamente, habrás de asumirla por ser el líder. Tú siempre serás quien asuma los errores de la compañía, porque tú eres el encargado de supervisar que todo esté en orden y funcione bien, si no lo hace, tú estás fallando automáticamente, no tienes excusas y no será bueno que culpes a nadie más.

Promueven el crecimiento de los demás

Una persona exitosa alienta a los demás a alcanzar el éxito. Comparte lo que ha aprendido y sirve de plataforma para que los demás suban tan alto como puedan. Celebra el logro de los demás y no es egoísta. Recuerda que lo que es bueno para uno es bueno para todos.

Son muy activos

Es bastante común ver que las personas emprendedoras sean hiperactivas. Tienen muchas ideas que expresar, muchos proyectos que hacer realidad, y tanta actividad a veces no les permite dormir tanto como a cualquier otra persona, suelen acostarse tarde y levantarse temprano porque el tiempo no les parece suficiente.

Son positivos

La actitud positiva atrae cosas positivas. Crear un ambiente agradable a tu alrededor te hará sentir mejor y te ayudará a cumplir con tus metas. Aunque parezca mentira, tener ésta actitud es una gran ventaja que te permite seguir adelante aunque las condiciones sean adversas.

“¿Y tú? Cuantos hábitos tienes en común con éstos 500 millonarios? 

Rubén García

Rubén García

En Inspiración Emprendedor te contamos las mejores historias sobre emprendedores, cursos, eventos y financiación #emprendedor
Rubén García

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here